Estructura y función del hígado en gatos


A continuación hay información sobre la estructura y la función del hígado felino. Le informaremos sobre la estructura general del hígado, cómo funciona el hígado en los gatos, las enfermedades comunes que afectan el hígado del gato y las pruebas de diagnóstico comunes realizadas en los gatos para evaluar el hígado.

¿Qué es el hígado?

El hígado, una estructura muy compleja y de trabajo duro en un gato, es el órgano más grande del cuerpo. El hígado filtra la sangre y tiene cientos de otras funciones, la mayoría de las cuales son necesarias para la vida y no se realizan en otras partes del cuerpo. Cada parte del hígado es capaz de realizar todas sus tareas, y es el único órgano del cuerpo con esta capacidad. El hígado tiene una capacidad asombrosa para recuperarse de una lesión y regenerar tejido nuevo.

¿Dónde se encuentra el hígado del gato?

El hígado es un órgano multilobulado ubicado en la parte frontal de la cavidad abdominal. Se encuentra directamente detrás del diafragma (el músculo que ayuda a respirar y separa el pecho del abdomen) y directamente en frente del estómago. El hígado se coloca horizontalmente a través del frente del abdomen, con proporcionalmente más del hígado en el lado derecho.

¿Cuál es la estructura general del hígado felino?

El hígado normal es de color rojo intenso con una consistencia firme. Se divide en varios lóbulos diferentes, y cada lóbulo está formado por unidades multisilaterales llamadas lóbulos hepáticos. Cada lóbulo está compuesto por una hoja curva de células, que encierra numerosas cavidades llenas de sangre conocidas como sinusoides. Estos sinusoides le dan al hígado una textura esponjosa y le permiten retener grandes cantidades de sangre.

Dos vasos sanguíneos principales ingresan al hígado: la vena porta transporta la mayor parte de la sangre al hígado y contiene nutrientes del tracto gastrointestinal, así como productos químicos y medicamentos que han sido absorbidos por el cuerpo. La arteria hepática transporta sangre rica en oxígeno al hígado desde el corazón y los pulmones.

Dos estructuras conductoras principales salen del hígado. Las venas hepáticas drenan la sangre del hígado. Los conductos biliares llevan la bilis desde las células del hígado hasta la vesícula biliar, una bolsa en forma de pera ubicada debajo del hígado.

¿Cuáles son las funciones del hígado felino?

El hígado regula los niveles de muchas sustancias químicas y sustancias diferentes en la sangre, y excreta bilis, un líquido digestivo de color verde amarillento. Toda la sangre que sale del estómago y los intestinos pasa a través del hígado. El hígado procesa esta sangre y descompone los nutrientes, productos químicos y medicamentos en formas que son más fáciles de usar para el resto del cuerpo. Hay más de 500 funciones vitales asociadas con el hígado. Algunas de estas funciones incluyen las siguientes:

  • La producción de bilis, que se libera en el tracto gastrointestinal para ayudar a descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión. El hígado produce bilis continuamente, incluso cuando los alimentos no se digieren, y se almacena bilis adicional en la vesícula biliar.
  • La producción de ciertas proteínas que circulan en la sangre, como la albúmina y varios factores responsables de la coagulación.
  • La producción de colesterol y proteínas especiales (lipoproteínas) que ayudan a transportar las grasas por el cuerpo.
  • La conversión del exceso de glucosa (azúcar) en un compuesto similar al almidón llamado glucógeno y el almacenamiento de este glucógeno en el hígado. Posteriormente, el glucógeno puede convertirse nuevamente en glucosa para obtener energía cuando sea necesario.
  • El almacenamiento de sangre que se puede derivar inmediatamente a la circulación general cuando sea necesario después de una lesión o pérdida de sangre repentina.
  • La regulación de los niveles sanguíneos de aminoácidos, que forman los componentes básicos de las proteínas.
  • El almacenamiento de hierro que se utiliza en el procesamiento de la hemoglobina en la sangre. La hemoglobina es esencial para transportar oxígeno en la sangre.
  • La conversión de amoníaco en la sangre a urea. Las bacterias del tracto intestinal producen amoníaco a medida que descomponen las proteínas, y el amoníaco puede acumularse en la sangre a niveles potencialmente tóxicos. La urea es un producto más seguro que el amoníaco y se excreta (se elimina del cuerpo) en la orina.
  • Limpiar la sangre de sustancias extrañas, como medicamentos y agentes anestésicos que se administran a los animales.
  • Resistiendo infecciones produciendo factores inmunes y filtrando bacterias del torrente sanguíneo.
  • ¿Cuáles son las enfermedades comunes del hígado del gato?

    Dado que el hígado está involucrado en muchos procesos bioquímicos, muchas enfermedades diferentes pueden afectarlo. Pueden observarse diversos signos clínicos con trastornos hepáticos; Sin embargo, en muchos casos, uno de los primeros signos de enfermedad es la ictericia. La ictericia ocurre cuando la sangre contiene una cantidad excesiva de bilirrubina, causando un color amarillo en la piel, las encías y la esclera (el blanco de los ojos). La ascitis (líquido en la cavidad abdominal), otro signo clínico observado con la enfermedad hepática, ocurre cuando hay un deterioro del flujo sanguíneo a través de la vena porta. Esto conduce a hipertensión (presión arterial alta) en la vena porta, lo que hace que el líquido se filtre fuera de la vena porta hacia el abdomen. Los niveles bajos de proteína de albúmina en la sangre por enfermedad hepática también pueden causar ascitis.

    El hígado tiene una capacidad notable para producir nuevas células para reemplazar sus propias células enfermas o dañadas. Esta capacidad regenerativa permite que el hígado vuelva a la función normal en algunos casos.

    Algunos ejemplos de enfermedades hepáticas incluyen:

  • Las derivaciones portosistémicas congénitas son defectos en la vena porta que conduce al hígado. En animales con estos defectos, la vena porta desvía el hígado y los materiales que normalmente se transportan desde los intestinos no llegan al hígado. Ciertos materiales (por ejemplo, amoníaco) continúan circulando en la sangre hasta que alcanzan niveles tóxicos.
  • Las infecciones virales, parasitarias, protozoarias y bacterianas pueden afectar el hígado y la vesícula biliar. Las infecciones bacterianas pueden provocar abscesos en el hígado. Una causa importante de enfermedad hepática en el gato es el virus de la peritonitis infecciosa felina.
  • La lipidosis hepática es un síndrome que se observa en gatos con diabetes azucarera. Las anormalidades en el metabolismo de la glucosa y la grasa en los gatos diabéticos causan una acumulación de grasa en el hígado que eventualmente puede provocar disfunción hepática. La lipidosis hepática idiopática también ocurre en el gato y se desconoce su causa. Los gatos que tienen sobrepeso y tienen una ingesta reducida de calorías (a menudo debido a una pérdida de apetito durante un período prolongado) son propensos a la lipidosis hepática idiopática que conduce a insuficiencia hepática.
  • Las hepatotoxinas (agentes o medicamentos dañinos para el hígado) pueden causar enfermedad hepática grave, a veces irreversible. Los ejemplos incluyen metales pesados ​​(por ejemplo, plomo, arsénico, talio, cobre), medicamentos antiinflamatorios, ciertos antibióticos y anestésicos, medicamentos anticonvulsivos y ciertos medicamentos y salsas antiparasitarias.
  • La cirrosis ocurre cuando el tejido cicatricial reemplaza las células sanas del hígado. La cirrosis puede desarrollarse a partir de cualquier enfermedad hepática crónica y de larga data.
  • La colangiohepatitis es una inflamación de las estructuras portadoras de bilis y del tejido hepático circundante. Se ven dos formas en el gato. Una forma se desarrolla cuando las infecciones del intestino cercano invaden los conductos biliares. La otra forma no está relacionada con la infección y puede ser una enfermedad inmune.
  • Pueden desarrollarse tumores benignos y malignos dentro del hígado. Estos tumores pueden desarrollarse solo en el hígado o pueden extenderse al hígado desde otros órganos. Un tumor hepático común en el gato es el linfosarcoma, y ​​este cáncer a menudo se asocia con infecciones con la leucemia felina y los virus de inmunodeficiencia felina.
  • ¿Qué tipos de pruebas de diagnóstico se utilizan para evaluar el hígado?

    Existen muchas pruebas de diagnóstico que son útiles al evaluar el hígado.

  • Las pruebas iniciales generalmente incluyen un conteo sanguíneo completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina. Un conteo sanguíneo puede revelar evidencia de infección, anemia o baja en proteínas. Un perfil bioquímico puede revelar elevaciones en las enzimas hepáticas y la bilirrubina (causa de ictericia), y / o disminución de glucosa, proteínas, nitrógeno ureico en sangre y colesterol. También puede mostrar anormalidades electrolíticas. Un análisis de orina puede mostrar una mayor excreción de subproductos proteicos.
  • Se pueden considerar otras pruebas de laboratorio, dependiendo de los resultados de los análisis de sangre iniciales. Los ácidos biliares son análisis de sangre que evalúan la función del hígado y la cantidad de hígado que está enfermo. Se pueden medir los niveles de amoníaco en sangre, esteroides en sangre y aminoácidos. Se pueden considerar pruebas de serología para ciertos virus, protozoos y enfermedades fúngicas.
  • Las radiografías abdominales (radiografías) pueden mostrar cambios en el tamaño y la forma del hígado. También pueden revelar la presencia de ascitis (líquido abdominal), cálculos biliares y anomalías en otros órganos abdominales.
  • Se pueden realizar radiografías de tórax para buscar signos de tumores metastásicos, líquido en el tórax y problemas con el diafragma.
  • La ecografía abdominal es muy útil para evaluar las estructuras internas del hígado. Proporciona información valiosa sobre la consistencia del hígado y a menudo puede identificar derivaciones de vasos sanguíneos, quistes, abscesos y tumores. Es un procedimiento no invasivo que a menudo requiere la experiencia de un especialista y / o un hospital de referencia. Su veterinario puede derivar a su gato a un especialista en medicina interna veterinaria para que le realice un ultrasonido.
  • A menudo se realiza un perfil de coagulación cuando hay evidencia de enfermedad hepática crónica o grave. Si el hígado no puede fabricar cantidades normales de factores de coagulación, entonces el animal será muy propenso a los trastornos hemorrágicos. La evaluación de la función de coagulación es particularmente importante antes de realizar cualquier intento de biopsia del hígado.
  • Las pruebas de imagen avanzadas que pueden ser útiles para diagnosticar enfermedad hepática o derivaciones incluyen estudios de radioisótopos, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y estudios de contraste de tinte de la vena porta (portograma).
  • A menudo es necesaria una biopsia hepática para determinar el tipo específico de enfermedad hepática presente. Una biopsia de hígado se puede realizar bajo la guía de un ultrasonido, a través de la laparoscopía (inserción de un pequeño endoscopio rígido en el abdomen) o mediante la apertura quirúrgica del abdomen (laparotomía exploratoria). El material recuperado para biopsia puede enviarse para cultivo y para examen microscópico.


  • Artículo Anterior

    ¿Pueden las hormonas en los gatos machos hacer que sean agresivos?

    Artículo Siguiente

    Un perro se descargará